Como Enfrentar un Asalto

Los asaltos son actos delictivos practicados en todo el mundo, no importa si estas en un país desarrollado o no, tu puedes ser victima de uno de ellos. Una persona comete un robo a mano armada cuando toma algo de otra persona, utilizando la violencia o la intimidación, mientras porta un arma peligrosa.

En la mayoría de los países, el “robo a mano armada” es un delito conocido como “robo con agravantes”. El uso de un arma peligrosa constituye un factor agravante, que hace que el crimen sea más serio que el simple robo, que no implica un arma.

El robo comienza cuando alguien toma la propiedad personal que otra persona posee, sin el consentimiento de la persona. La víctima no necesita realmente ser propietaria del artículo tomado, basta con que tenga su posesión, por ejemplo, tomar a la fuerza un libro que pertenece a la biblioteca pero ha sido prestado a alguien puede calificarse como robo.

Que Hacer en Caso de Robo

Los asaltos suelen presentar diferencias debido al comportamiento del asaltante, algunos son mas violentos. Otros tienen experiencia cometiendo estos actos, por lo que controlan mejor sus emociones. Pero en general es posible tomar medidas cuando se presenta esta situación.

  • No te resistas al ladrón. La frase de “las cosas materiales no valen igual que una vida” es muy sonada pero muchas de las veces es omitida, esto se debe porque al momento de sufrir un robo nuestro cerebro tiene tres opciones, luchar para evitarlo, tratar de huir  o cooperar. Dependiendo de nuestro temperamento y de la cantidad de adrenalina derramada, es como reaccionaremos. Es indispensable que no realices ninguna acción que ponga en peligro tu seguridad o la de tus acompañantes, es decir, coopera con el ladrón y no trates de convertirte en un héroe. Los ladrones casi nunca lastiman a nadie que coopera.
  •  No uses armas contra el ladrón. Introducir otra arma en la situación aumenta las posibilidades de que alguien resulte lesionado durante el robo. Ninguna cantidad de dinero vale el riesgo de poner en peligro la vida de una persona.

  • Informa al ladrón de cualquier sorpresa. Si se espera que alguien vuelva pronto o si trae algún arma, dígale al ladrón qué debe de esperar para que no se sobresalte. Un movimiento sospechoso  puede desencadenar una reacción violeta por parte del ladrón y poner en peligro su vida.
  • Sigue las instrucciones del ladrón, pero no se ofrezca voluntariamente para ayudar. Cuanto más tiempo lleve el robo, más nervioso estará el ladrón y más propenso a volverse violento.
  • Manten la calma. Si demuestras vulnerabilidad el ladrón se sentirá en control y no te tomara como una amenaza. Si demuestras ansiedad o impaciencia, esta se transmitirá al asaltante, ocasionado violencia de su parte.

Ten Cuidado

  • Pistola. Si el ladrón muestra un arma de fuego o dice tener una, considere que está cargada y es peligrosa para tu vida. No piense que es de juguete o que puedes arrebatársela.
  • Si hay gente cerca, trata de alertarlos de una manera sutil, sin gritar o manotear. Esto puede asustar al ladrón, y en el mejor de los casos saldrá huyendo, pero en el peor puede llegar a lastimarte.
  • Se observador para que puedas ser un buen testigo. Intenta notar lo más posible sobre el ladrón, las características físicas del ladrón, que incluyen raza, sexo, altura, peso, rasgos faciales, forma de la cabeza, color de cabello, color de ojos, forma de los ojos, nariz y boca, etc. Patrones de habla como algún acento, cicatrices, marcas y/o deformidades. Cualquier olor inusual sobre la persona, es decir, beber, fumar, etc. El número de ladrones y la descripción de su ropa, así como los nombres utilizados por los ladrones.
  • Descripción de cualquier arma utilizada. Examina la longitud del cañón, el color del barril, el color de las empuñaduras, ya sea una pistola automática o un revólver, lo que podría llevar a su identificación y a la posible captura del asaltante.

Recuerda que en un robo la calma y la cooperación es importante, aun las personas que saben defensa personal, prefieren dar sus pertenencias al asaltante para no arriesgarse, ya que en un forcejeo o en alguna acción violenta, las cosas pueden salirse se control y es probable que alguien resulte lesionado. Recuerda que denunciar es parte de nuestra responsabilidad como ciudadanos, para que así la policía tenga registro de los actos delictivos y pueda implementar acciones para prevenir y castigar a los criminales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *