QUE HACER

Aprende a Reconocer que Tipo de Líder Eres.

Características de los Estilos de Liderar.

Hay innumerables libros, artículos e incluso organizaciones enteras dedicadas a brindar consejos de liderazgo, cada uno de los cuales presenta una imagen diferente del líder ideal. No existe un único enfoque, e incluso si lo hubiera, no puedes obligarte a encajar en un determinado molde. Incluso si lo has visto funcionar bien para otros. Los estilos de liderazgo son inherentemente personales, y todo se reduce a dos factores: tu personalidad  y a lo que tu equipo responde mejor.

Dadas las docenas de estilos de liderazgo, cada uno basado en un conjunto diferente de habilidades, filosofías y rasgos de personalidad, ¿cuál es el mejor para ti? . A continuación se hablaran de los diferentes estilos de líder.

Estilo de Afiliación

Enfatiza el trabajo en equipo, fomenta la colaboración y ayuda a resolver conflictos. Tu eres un líder  cuando llega el momento de mejorar la moral, la comunicación y la confianza, y ayudas a tu equipo a ver la importancia de sus contribuciones a la mejora en la organización. Solo ten cuidado de no poner tanto énfasis en alabar al grupo, pues esto perderá efecto positivo en el momento que se vuelva cotidiano.

Estilo Autocrático

Es un líder fuerte que hace las cosas de manera rápida y eficiente, asumiendo las decisiones y  la responsabilidad de los resultados del proyecto . El equipo puede concentrarse en sus tareas individuales sin asumir la responsabilidad de decisiones más amplias, lo que puede ser particularmente efectivo durante proyectos de alto estrés. Hay que asegurarse de que no se pierda  información valiosa de los miembros del equipo al tomar decisiones unilaterales.

Estilo Burocrático

Es un  defensor de  seguir las reglas y los procesos, lo que hace que su estilo de liderazgo sea particularmente adecuado para el trabajo peligroso, donde los miembros del equipo podrían lesionarse, o para proyectos que involucran mucho dinero. Trabaja bien dentro de una jerarquía, con reglas, roles y responsabilidades claramente definidas. Puede tener problemas con proyectos creativos donde la flexibilidad y el cambio son la norma.

Estilo Carismático

Es ambicioso y encantador,  descubre que otros le siguen voluntariamente . Como líder carismático se preocupa profundamente de trabajar por un bien mayor y utilizar el poder de persuasión para mejorar el status quo. Guiar al equipo a través de problemas o períodos de crisis. Es posible que tenga una tendencia a pasar por alto sus errores, lo que puede provocar un estancamiento en la mejora continua.

Estilo Coaching

Proporciona aliento, inspiración y orientación a cada individuo en su equipo, definiendo claramente los roles de todos y asumiendo el cargo, mientras busca la opinión de sus colegas. Su equipo sabe exactamente lo que se espera de ellos, y es muy eficaz cuando se trata de mejorar el rendimiento y los resultados de los equipos que dirige. Pero se debe de tener cuidado, pues este enfoque puede comenzar a parecer una micro gestión de cada individuo, en vez de fomentar el trabajo en equipo.

Estilo de Comandante

Es un líder sensato que  lleva la carga e impulsa los resultados,  inculcando un sentido de urgencia en el equipo, siendo especialmente efectivo en tiempos de crisis. Esperas que tu equipo caiga en línea, no le importa si no están de acuerdo con sus instrucciones, siempre y cuando las sigan. Este debe de tener cuidado de no descuidar sus habilidades blandas. No se debe enajenar al equipo o partes interesadas, ni ignorar las relaciones interpersonales. Se debe de recordar que unas pocas palabras de aliento o alabanza pueden hacer maravillas para la moral, el compromiso y la productividad del equipo.

Estilos Demócrata

Puede ser el líder del equipo, pero cada proyecto es un esfuerzo colectivo. Busca ideas y opiniones de su equipo y las considera todas antes de tomar una decisión. Su capacidad de adaptarse a modos de trabajo nuevos y mejorados también puede sacar lo mejor del equipo y aprovecha al máximo sus habilidades. Al tomar en consideración múltiples puntos de vista aumenta la participación y la productividad del equipo, se debe de tener en cuenta que también lo hace más lento cuando se necesitan decisiones o acciones oportunas.

Estilo Dejar Hacer

Es un líder relajado y sin intervención, que le permite al equipo tomar sus propias decisiones, y al mismo tiempo, brinda apoyo y recursos cuando es necesario. Debido a su autonomía y su confianza en ellos, el equipo tiende a tener una alta satisfacción como empleados, y este estilo de liderazgo es muy adecuado para equipos de trabajadores altamente calificados y motivados. Solo se debe de tener cuidado de que el equipo no confunda el estilo de liderazgo casual con la apatía, de lo contrario, es posible que no se mantengan comprometidos, no administre bien el tiempo o carezcan de la dirección y conocimiento para hacer el trabajo correctamente.

Estilo de ser Exigente

Es impulsado a sobresalir, exigiendo más de si mismo y de quienes lo rodean. Da el ejemplo y nunca le pedirá a un miembro del equipo que haga algo que no estás dispuesto a hacer el mismo. También es rápido para saltar y brindar asistencia si cree que es necesario. Si bien está comprometido con el logro de resultados y la mejora constante, sus altos estándares pueden abrumar a su equipo. Es importante no olvidar que se deben de dar muchos comentarios positivos al equipo, fomentando que este adquiera nuevas habilidades y conocimientos.

Estilo de Servicial

Dirige con el ejemplo, con integridad y generosidad. Su principal prioridad es identificar y satisfacer las necesidades del equipo y asegurarse de que cada miembro tenga lo que necesita para sobresalir en su trabajo. Los registros regulares con su equipo aseguran que se reconozcan sus opiniones y necesidades. No tiene miedo de corregir errores o tomar una decisión impopular cuando sea necesario. Puede luchar en organizaciones jerárquicas, donde se espera que los líderes sean particularmente autoritarios.

Estilos Transaccional

Tu equipo sabe exactamente lo que se espera de ellos. Cada integrante acepta el trabajo y siguen las instrucciones. El líder es muy claro acerca de los roles y responsabilidades de cada miembro del equipo. No es un micro gestor, de hecho, cuando se delega, la otra persona es completamente responsable de completar la tarea con éxito. Tiene sistemas claros establecidos tanto para las recompensas como para la disciplina, y su equipo confía en que se evalúe basándose únicamente en sus capacidades y contribuciones, no en la política de la oficina.

Estilos Transformacional

Al igual que los líderes visionarios, este líder motiva a su equipo a crear una visión compartida o una meta de aspiración. Pero ve los proyectos como oportunidades para lograr los objetivos a corto plazo del proyecto, y a mayor escala, para crear un cambio positivo en la forma en que la organización realiza el trabajo. Tiene una alta inteligencia emocional e integridad de valores, y espera lo mejor de su equipo al mismo tiempo que se mantiene  un alto nivel de responsabilidad.

Estilo Visionario

Crea una imagen vívida de la meta final de su organización o proyecto para motivar e inspirar a su equipo. Debido a que comprende que las nuevas ideas e innovaciones pueden provenir de cualquier lugar, incluso de fuentes poco probables, siempre está buscando información o perspectivas nuevas y convenciones. Mientras logre los objetivos, la forma de hacerlo es secundaria, por lo que el equipo es libre de experimentar, correr algunos riesgos y ser creativo.

Construye tu equipo perfecto. Ahora que has identificado tu estilo de liderazgo ideal, reúne al equipo de tus sueños para alcanzar las metas y objetivos que te has propuesto. Recuerda que un líder no es nada sin un grupo leal de personas que trabajen a tu lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *